CUENTA LA LEYENDA (2)

Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años una cigüeña herida llegó a la torre de las campanas del Monasterio de la Caridad de Miróbriga portando un niño para un matrimonio de gran corazón cuya ilusión más grande era la de tener descendencia. Entristecida por no cumplir su misión, se quejabas amargamente hasta que una garza la escuchó y se ofreció voluntariosa a terminar su trabajo. En aquel tiempo las garzas eran unas pequeñas aves parecidas a las gallinas pero aun así con un denodado esfuerzo logró llegar hasta el Arrabal Viejo que después se llamaría de San Francisco, porque andaba por allí el santo. Apiadado el de Asís pidió al Dios que todo lo ve ayuda para la pequeña garza y Éste que escucha a su hijos convirtió la pequeña garza en un ave majestuosa que pudo cumplir la misión. Desde entonces la pequeña y rechoncha garza fue conocida como Garza Real. Una descendiente de aquella garza amiga del Poverello vive cerca del pantano. Yo la he visto

Anuncios

CUENTA LA LEYENDA (1)

Cuenta la leyenda que un famoso escultor vendría a trabajar a Miróbriga, enamorándose de la esposa del anfitrión. Como recuerdo de aquél amor imposible y homenaje a la mujer adorada, crearía esta mano, que tan intensamente había llamado a la puerta de su corazón.